fbpx
¿Necesitan las empresas canarias un Director de AAPP?

¿Necesitan las empresas canarias un Director de AAPP?

Eladio Bombín

11/03/2024

asuntos públicos

Las Islas Canarias se enfrentan, como todos los territorios fragmentados y singulares, a desafíos sociales, políticos y empresariales únicos, que requieren de soluciones adaptadas y específicas, y de un sistema público-privado engranado que garantice esa identificación y consiguiente traslación en reconocimiento y medidas compensatorias.

Es por ello, que casi todas las empresas canarias se desenvuelven en un entorno muy cercano a las instituciones, en el que la percepción pública juega un papel esencial para el éxito de la configuración de esas relaciones. 

Espacios de conexión que también han ido evolucionando en coherencia con los cambios globales, la profesionalización de las relaciones, la rapidez y exigencia en los intercambios y, el necesario establecimiento de nexos también fuera del ámbito local que favorezcan un tránsito de intereses y consolidación de vínculos más productivos.

Y es precisamente en ese contexto, en el que ha cobrado visibilidad y valor la participación del Director de Asuntos Públicos, debido a que prioriza la profesionalización de esas conexiones y trabaja para que las alianzas se construyan de forma más lineal, estable y certera.

Gran parte de la tarea de un Director de Asuntos Públicos está orientada a potenciar las políticas públicas, impulsar el desarrollo regulatorio y a construir estrategias destinadas a ampliar la influencia sobre las organizaciones e instituciones. Además de realizar seguimiento a las políticas locales, las tendencias económicas y sociales y, dedicar tiempo y recursos a conocer en profundidad las particularidades del tejido productivo. Para, de ese modo, poder anticipar posibles oportunidades empresariales y evitar impactos negativos en las organizaciones. 

Otro de los principales cometidos de estos profesionales es el de desarrollar estrategias dirigidas a fortalecer la reputación de la empresa, gestionando en colaboración con otras áreas de las compañías, aspectos concretos de la comunicación corporativa con los propios empleados, clientes, proveedores, medios de comunicación y, con toda la sociedad para la que opera la entidad. 

El papel del Director de Asuntos Públicos es, por tanto, el de puente entre su empresa, otras organizaciones y las instituciones públicas, generando sinergias, logrando facilitar el diálogo y construyendo relaciones sólidas de confianza y comunicación positiva. 

Y en ese papel va implícita también la encomienda de establecer vínculos con los principales stakeholders, interlocutar ante legisladores y potenciar el desarrollo de iniciativas de sostenibilidad, responsabilidad ambiental y contribuciones a la comunidad. 

Lo que ha generado que en el resto del Estado sea un perfil muy consolidado en las estructuras, y que la forma de abordar los Asuntos Públicos se haya desarrollado con mayor celeridad, especialmente en los últimos años. 

Tras el Primer Informe sobre Gestión Estratégica de los Asuntos Públicos a empresas españolas y extranjeras en España, realizado por Vinces Institute for Public Affairs, que tenía como principal objetivo desestigmatizar la palabra “lobby” y darle un sentido de utilidad pública, se constató que las empresas reconocen y validan positivamente esta profesión, a pesar de que no está todavía asentada del todo en las estructuras. 

Prueba de ello es el hecho de que, aunque los Asuntos Públicos figuran en las prioridades de los Consejos de Administración y de los CEO, en la actualidad el 60% de los casos se refiere a su trabajo en este área como de “Relaciones Institucionales”. 

Y en Canarias, a falta de datos concretos, estimo que la presencia de esa figura es meramente testimonial y en sectores muy sensibles a aspectos regulatorios. Aunque me atrevo a pronosticar que, nuestra apuesta por ser un territorio de vanguardias junto con la necesidad de adaptarnos a los desafíos actuales, implica que adquiramos conciencia de la importancia estratégica del Director de Asuntos Públicos, no solo actuando como un gestor de la percepción pública, sino como catalizador para el crecimiento de la empresa en armonía con la sociedad canaria.