Tecnología

22IO - Registro laboral adaptado a nuestro compromiso

Una vez más hemos podido demostrar que, ante medidas impuestas que pueden parecernos a priori estrictas de implementar y tediosas de realizar, podemos enfretarnos hoy día con la suficiente creatividad tecnológica para darles la vuelta y convertirlo en una experiencia satisfactoria y alineada con los intereses de la política laboral de la empresa.

 

A partir de hoy, comienza a aplicarse una medida impulsada por el actual gobierno para combatir la precariedad laboral y los abusos de jornadas que sufren muchos trabajadores en España.

La norma es estricta pero sencilla: toda empresa, sin excepción, deberá registrar el horario concreto de entrada y salida de cada trabajador.

El problema es que su aplicación, o más especificamente el control de jornada, que es para lo que se ha impuesto la norma, deja de ser sencillo cuanto mayor flexibilidad horaria tengan los trabajadores.

En 22grados, desde que supimos de esta medida hace dos meses, en el laboratorio de innovación nos paramos a pensar en la posibilidad de poder asumir el reto de construir nuestra propia aplicación de registro laboral. ¿Por qué? Son varias las razones...

 


La presencialidad no es un valor

 

Hace algo más de un año, implantamos en la empresa un nuevo horario de jornada intensiva de 7 horas y media, principalmente por dos razones:

1. Tras reunirnos con todos y cada uno de los trabajadores, más del 90% prefería tener un nuevo horario, rechazando la jornada partida y reconociendo que las últimas horas del día eran poco productivas. Horas de la tarde que preferían poder dedicar a otro tipo de actividades o formaciones para la mejora de su perfil profesional.
2. Está demostrado que un horario de jornada intensiva mejora la conciliación familiar-laboral y, por tanto, la motivación de las personas, redundando en la optimización productiva y resultados de la organización.

Somos una empresa de servicios, y muchos de ellos requieren de la flexibilidad necesaria para adaptarnos a las mejores condiciones del cliente. Es por ello que gran parte de nuestro equipo tiene además un horario flexible. Ellos mismos gestionan su jornada para optimizarla de cara a su día a día poco homogéneo.

Nuestra prioridad es aportar valor y calidad de servicio, y para llegar a ello creemos que el camino más corto es contar con un equipo no solamente feliz y motivado, sino también con la responsabilidad y capacidad de autogestionarse para afrontar este requerimiento en las mejores condiciones para todos.

 


El compromiso con la ley y con nuestras políticas

 

Cumplir el nuevo decreto es un deber, pero mantener el modus operandi también es un compromiso asumido.

Como ya adelantara en la introducción, en 22grados determinamos desarrollar nuestra propia aplicación de registro para que, por un lado, nuestra visión de valor más allá de la presencialidad y, por otro lado, la flexibilidad que habíamos adoptado, no se vieran comprometidas por esta rutina diaria protocolaria a través de un dispositivo de registro al uso.

Una vez más, usamos la tecnología (importantísimo factor) al servicio de los objetivos y las personas. No adoptamos una solución externa porque no queremos sólo resolver un trámite, sino que intentamos resolver la nueva normativa como una oportunidad para seguir avanzando en un camino en el que ponemos al equipo humano en el centro, nos probamos y aprendemos nuevas tecnologías para desarrollar un software que se adapte exactamente a nuestros planes, y no al revés.

 


La aplicación: 22IO

 

22io aplicación captura


Reto #1 - Registro remoto

¿De qué manera podíamos cumplir con la obligación de registro independientemente de la ubicación de nuestros empleados? Sencillo, facilitando poder acceder a la aplicación desde cualquier lugar y dispositivo. Hemos implementado una aplicación multiplataforma para que cualquier trabajador pueda realizar el trámite de entrada y/o salida ya sea en la oficina a través del dispositivo principal, o fuera de la oficina a través de su equipo portátil o móvil personal.


Reto #2 - Facilitar el trámite

Para que la identificación sea lo más rápida posible, sin obligar a los empleados a memorizar una clave, hemos optado por la solución tecnológica de reconocimiento facial, de tal manera que basta con habilitar la cámara frontal del dispositivo para que, en menos de 3 segundos, estés identificado.


Reto #3 - Experiencia de empleado

Ya que cada persona va a tener que realizar este trámite todos sus días de trabajo, hemos querido amenizar la bienvenida con sorpresas personalizadas y aleatorias para cada uno. De tal manera que una compañera vasca se puede encontrar con algún proverbio euskera, así como otro compañero con problemas de peso puede descubrir recomendaciones saludables, o emplear recordatorios a aquellos más olvidadizos. Un sinfín de posibilidades que nos permite aprovechar la atención de cada persona por unos instantes cada día.

 

Hemos testeado la aplicación en la oficina durante tres días y la aceptación ha sido muy satisfactoria, así como también la personalización de usuarios ha generado un motivo más de conversación y chanzas entre compañeros, que iban compartiendo los mensajes ha medida que lo iban descubriendo.


Una vez más hemos podido demostrar que, ante medidas impuestas que pueden parecernos a priori estrictas de implementar y tediosas de realizar, podemos enfrentarnos hoy día con la suficiente creatividad tecnológica para darles la vuelta y convertirlo en una experiencia satisfactoria y alineada con los intereses de la política laboral de la empresa.

 

Por supuesto, si tienes más curiosidad sobre la aplicación, siempre puedes contactarme y pasarte por nuestras oficinas a tomarte un café con nosotros ;-)