8 claves para crear un eCommerce de éxito

8 claves para crear un eCommerce de éxito

Inevitablemente habrás oído hablar del eCommerce en los últimos meses, y es que este sector ha ganado fuerza gracias a los beneficios que supone para el consumidor a la hora de realizar su compra: Ahorro de tiempo, la comodidad de comprar desde cualquier lugar, o la valoración aportada por otros usuarios. A todo esto se suma, además, la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo y que durante el pasado año provocó que muchos de los comercios físicos dieran el salto a la venta online.

Según el Estudio anual de ecommerce 2020 realizado por IAB Spain durante julio del pasado año, en España el 72% de los internautas con edades comprendidas entre los 16 y los 70 años realizan compras por internet.

A pesar de que el mayor incremento de compras por internet se produjo, como era de esperar, durante los meses de confinamiento, el 25% de los compradores asegura que mantendrá esa frecuencia mayor de compra.

Es por eso que no debemos dejar pasar la oportunidad de conquistar este mercado que cuenta ya con 22,5 millones de compradores.

Las claves para crear un ecommerce de éxito

 Aunque es cierto que no existe una fórmula exacta para conseguir el éxito de tu ecommerce, sí que hay varios factores que pueden ayudarte a conseguirlo.

  1. Gestor de contenidos CMS

Para poder poner en marcha tu proyecto de ecommerce necesitarás una solución tecnológica. Existen en el mercado numerosas alternativas, todas muy válidas pero con matices distintos, por lo que de nuevo te tocará elegir cuál se adapta mejor a tu negocio.

Las más conocidas, y de las que probablemente te suene el nombre, son: 

  • Shopify, uno de los más sencillos de usar y que ofrece plantillas personalizables. Además de otras funcionalidades, también proporciona informes mensuales, lo que lo ha llevado a ser de los más recomendados.
  • Prestashop, que incorpora la mayoría de las funcionalidades necesarias para cualquier ecommerce sin necesidad de instalar plugins pero con la opción de hacerlo si se quiere.
  • WooCommerce, un plugin que puede convertir tu WordPress en un comercio electrónico sin necesidad de tener conocimientos de programación y que, una vez instalado de manera sencilla, te permite disponer de tu tienda online prácticamente al momento.
  • Magento CMS, una solución integral de código liberado que ofrece numerosas extensiones (para pagos, envíos, impuestos, etc.) pero algo complicada de usar si no posees conocimientos previos.

Pero existen muchos más como Bigcommerce, Insales, ThirtyBees o Zen Cart. Aunque si crees que necesitas ayuda para comenzar, nosotros te recomendamos que consultes con un profesional que pueda asesorarte. 

  1. Target

Tan importante como conocerte a ti mismo es conocer al cliente potencial al que quieres dirigirte ya que, por muy bueno que sea tu producto o servicio, si no consigues llegar a tu público objetivo, no servirá de nada.

Dirigirte a un público muy amplio puede parecer una buena idea, sin embargo, posicionarte como un experto en un tema más específico podría resultarte más sencillo y, aunque tu audiencia será menor, estarás aportando una diferenciación y generando confianza. 

  1. Modelo de negocio

 Si tienes la intención de desarrollar un ecommerce, probablemente ya conozcas el tipo de producto que quieres ofrecer: Bienes físicos, productos digitales o servicios. Esto será relevante para conocer el modelo de negocio que mejor se adaptará a tus necesidades y valorar las opciones que cada modelo te puede ofrecer.

  1. Encuentra tu mercado

Antes de lanzar tu producto de manera ciega al mercado es conveniente que analices bien qué es lo que la gente quiere y cómo puedes ofrecérselo para resultar más atractivo.

A través de las keywords puedes conocer de manera más precisa qué es lo que buscan tus clientes potenciales. Con una búsqueda en motores especializados como Google Analytics o SemRush, es sencillo obtener información sobre los productos o servicios de tu sector en los que los clientes muestran un mayor interés.

Pero no solo hay que conocer lo que se busca, sino lo que se oferta también. En el mercado existen más vendedores que probablemente ofrecen un producto o servicio similar al tuyo, y de ellos puedes obtener información valiosa como cuáles son los productos o las palabras clave que más se venden. Estas keywords te ayudarán a posicionarte mejor en buscadores, con lo que tu negocio aparecerá entre los primeros resultados si las pones correctamente en uso a través de una estrategia de SEO.

También los marketplaces son una fuente de información preciada, ya que podrás obtener valoraciones que te permitan conocer qué productos son los más solicitados y, sobre todo, si tu producto tiene demanda online.

  1. Benchmarking

Conocer la competencia existente puede guiarte hacia la elección de un nicho u otro, ya que si existen demasiados competidores, deberás ofrecer una ventaja competitiva que realmente aporte el valor suficiente al cliente potencial para que se decida por tu producto.

Pero no siempre es malo tener competidores, ya que estos han recorrido un camino previo que tú puedes tomar de referencia para ti. Estudiar a la competencia te permitirá preparar tu propia estrategia de entrada al mercado.

Analiza a los competidores, el posicionamiento que tienen y mediante qué estrategias han conseguido alcanzarlo. Realiza un análisis de su estrategia de marketing, incluyendo las campañas que han lanzado y las acciones que llevan a cabo para conseguir fidelizar al cliente. Las estrategias de captación, retención y retargeting son fundamentales para cualquier marca que quiera permanecer en el mercado a largo plazo.

  1. Fidelización

El objetivo no debe ser una compra, sino la repetición de la misma por parte del usuario. La fidelización es el proyecto a largo plazo que mantendrá vivo a tu negocio.

Un aspecto clave a tener en cuenta para conseguirlo es el contacto con el cliente. Ya sea a través de formulario web, de mensajes directos o de redes sociales, un vendedor que proporciona feedback al cliente y que es capaz de resolver sus dudas, tiene muchas más posibilidades de conseguir no solo la venta de su producto sino la fidelización y recomendación por parte del cliente.

  1. Usabilidad

Las características más valoradas por los compradores, según el estudio de IAB Spain, sigue siendo la conveniencia (ahorro de tiempo, facilidad de compra, etc.). Este driver de compra fue valorado como uno de los principales por el 98% de los usuarios encuestados.

Esto quiere decir que el diseño de tu ecommerce deberá ser atractivo para no restar credibilidad y responder a las necesidades de los usuarios si no quieres que abandonen la compra. Asegúrate de que la navegación sea sencilla e intuitiva, y su adaptabilidad a los diferentes dispositivos desde los que los usuarios puedan acceder sea buena. En 2020, el ordenador seguía siendo el dispositivo preferido para realizar compras online con un 83% de penetración frente al 55% de los móviles, aunque estos últimos van en aumento cada año en detrimento de los ordenadores.

Dentro de este apartado también cabe destacar los aspectos técnicos como la calidad de las imágenes utilizadas, las cuales deben ser atractivas para generar engagement y no muy pesadas para no afectar al tiempo de carga.

La seguridad de tu site, los métodos de pago o la información de los envíos en caso de tratarse de un producto físico, también forman parte de los elementos básicos que se tienen en cuenta durante la decisión de compra.

  1. Define tus KPIs

Los indicadores clave de rendimiento te ayudarán a tener un seguimiento de tu desarrollo y, por tanto, a mejorar. Estos indicadores deben ir acorde a los objetivos que te has planteado y deben jugar un papel dentro de la estrategia de marketing que decidas.

Es importante definir qué métricas son las que realmente te interesan para comprobar si las acciones que estás llevando a cabo están obteniendo los resultados que buscas para tomar la decisión de seguir adelante o modificar algún proceso que no esté dando resultado. Existen muchos KPIs, pero no todos serán útiles para ello.

Algunos de estos KPIs pueden ser el ROI (Retorno de la Inversión en sus siglas en inglés), el coste por lead, el LTV, el rendimiento de las keywords seleccionadas, el embudo de ventas (funnel), o la comunidad generada en redes sociales, entre muchas otras. 

¿Quieres contar con nosotros? Escríbenos y cuéntanos tu idea.